Páxina Principal | Diariu Cultural Asturianu Asturnews | Revista Cultural Lliteratu

Pido perdón


Semeya de Xuan Pandiella
Xuan Pandiella

El pasáu llunes 25 de febreru, la Guardia Civil vieno a buscame a la mio casa pa dir a declarar nel Cuartel de Contrueces cola finalidá d’autentificar la mio firma nunes alegaciones al PXO de Colunga, provocando en mi una sensación de sorpresa y plasmu que probablemente bastantes persones compartan.

Ante’l desconciertu que me produz qu’una denuncia del alcalde de Colunga dea llugar a que cientos de ciudadanos (700) seyamos llamaos al Cuartel de la Guardia Civil pa comprobar qu’una firma ye nuesa, esto ye, personalizando, que l’alcalde de Colunga acúsame de falsificación de firma, creo que tengo la obligación moral de pidir perdón por delles cuestiones.

De primeres, tengo que pidir perdón por ser un ciudadanu comprometíu cola llegalidá, esto ye, con que se cumpla la llei.
Pido perdón por presentar unos allegamientos a un Plan Urbanísticu que creo que nun se correspuende cola realidá social y económica de Colunga , y entiendo que fraya en munchos aspeutos la Llei del Suelu.

Pido perdón, poro, por oponeme a que’l Plan Urbanísticu d’un conceyu de 3.600 vecinos recueya la construcción de 3.000 viviendes.
Pido perdón por defender a los vecinos ante los atropellos urbanísticos.
Pido perdón pola defensa del mediu ambiente y de l’Asturies rural.

Pido perdón por nun quedame calláu ante les inxusticies. Dalgunos pueden calificalo como osadía o rebeldía, pero realmente ye daqué que va xuníu a la mio forma de ser: nun puedo mirar pa otru llau (sía nel mio conceyu o n’otru d’Asturies) cuando nun s’actúa nin cola verdá nin col derechu.
Dempués d’esculpame por defender les mios idees, hai que ser consciente de que los caciques ganen les elecciones reiteradamente d’esta manera: faciendo callar a la oposición ciudadana y metiendo mieu a los vecinos, provocando nellos una sensación de temor por que nel futuru, cuando pudieren faer usu del so derechu de presentar un allegamientu, nun actúen, quédense silentes.

Pidí perdón, pero que naide tenga dulda de qu’esi perdón nun supon un silenciu. Mas bien al contrariu, lo que provoca nel mio ye una voluntá creciente d’intervenir n’acontecimientos como estos, pa siguir arreyáu no que creo que ye xustu.

Dexar una rempuesta